sábado, 16 de marzo de 2019

La tecnología ha provocado el Big Bang de la imaginación

La imaginación es un proceso de lo vivo, en principio, operando en  lo humano. Está siendo activado hacia otra escala y nivel por los efectos de un aumento  exponencial en la información y su procesamiento tecnológico. 

Todas las estructuras y dinámicas de percepción y experiencia que tenemos están siendo alteradas y nuestro antiguo funcionamiento no tiene suficiente capacidad como para asumir tan profundos cambios.


Necesitábamos diseñar un lugar dedicado en exclusiva a la investigación y desarrollo de métodos y protocolos para vivir este cambio radical e irreversible. Y necesitamos que este lugar nos asegure que podemos desarrollar una autonomía saludable y creativa de lo que somos como humanos en relación al mundo.

La Clínica Imaginaria es el prototipo donde lograr estos objetivos. Donde optimizarnos como sociedad y como individuos.
En ella fijamos un dominio o campo específico que es la imaginación.
Por qué?
Porque la primer idea que predomina es de que la gran transformación proviene del ámbito tecnológico digital, la generación y tratamiento de información. 
Por eso debíamos encontrar el campo del humano que más se parezca y pueda contener la realidad digital.
La realidad digital tiene unas características concretas que analizaremos a parte. 
Una de ellas es su modo de crecimiento exponencial (el Big data) en referencia a nuestra insuficiente capacidad para procesarlo. Nuestra inteligencia humana no puede pero la inteligencia artificial sí.

Por eso la Clínica Imaginaria como prototipo de la futura clínica que optimiza lo humano para vivir constantemente en entornos bio-digitales, desarrollando una consciencia aumentada o integrada sobre las dos realidad que configuran nuestro funcionamiento actual y futuro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario