sábado, 16 de marzo de 2019

El día que me convertí en SPAM


Me salí del sistema y el tráfico enardecido de mi ciudad interior se detuvo. Mi teléfono paro de sonar. Mi email se vació. Solo llegaban spams. Quizá porque yo me convertí en spam.
La imaginación apareció allí, cuando nada me ocupaba. Cuando ni la muerte se atrevió a asustarme! 
Y ahora que vuelvo, ya no vuelvo yo. Ha vuelto una versión inadmisible, una versión despierta de manzanas. Una escafandra con siete direcciones de tesoros. 

La tecnología ha provocado el Big Bang de la imaginación



La imaginación es un proceso de lo vivo, en principio, operando en  lo humano. Está siendo activado hacia otra escala y nivel por los efectos de un aumento  exponencial en la información y su procesamiento tecnológico. 

Todas las estructuras y dinámicas de percepción y experiencia que tenemos están siendo alteradas y nuestro antiguo funcionamiento no tiene suficiente capacidad como para asumir tan profundos cambios.